Al parecer un puente colapsó en Ciudad de México, luego se desprendió un tren que dejó al menos 23 personas muertas y 65 lesionadas.

Frente a este hecho, se pronunció la alcaldesa de la capital de México, Claudia Sheinbaum, quien indicó que entre las víctimas hay menores de edad.

Pocas personas sufrieron lesiones leves y no necesitaron ser remitidas a un centro hospitalario, por el contrario, 65 fueron trasladadas de inmediato desde el sitio de la tragedia para recibir asistencia médica. Allí se podía observar parte del tren colgando del puente, de al menos 12 metros de altura, aseguró la alcaldesa de la capital mexicana.

Asimismo, el sector fue acordonado por la Guardia Nacional con el fin de facilitar el desmonte de los vagones que quedaron colgando y que podrían desprenderse causando más daños graves a la población.