Este sábado, varios puntos de la capital de Argentina fueron escenario de protestas contra las restricciones que lanzó el gobierno hasta fines de abril para mitigar los contagios de coronavirus, que se aceleraron en las últimas semanas y suman más de 2,6 millones de casos y unas 59.000 muertes.

Según el medio de comunicación ‘EsReviral’, los manifestantes marcharon con banderas y pancartas contra el presidente Alberto Fernández, haciendo alusión en la suspensión por 15 días de las clases presenciales en las escuelas, medida tomada por decreto y que regirá a partir de mañana lunes en la capital y su periferia, epicentro de los contagios.

“Despertate, no hay virus”, decía el cartel de un manifestante. Algunos quemaron tapabocas en señal de protesta, aunque la mayoría los usó por protección mientras que casi nadie guardó distancia para evitar contagios.

Para contener el aumento exponencial de casos el presidente de Argentina ordenó que desde el viernes y hasta el 30 de abril se restrinja la circulación entre las 8:00 p.m. y las 6:00 a.m. locales y se limiten actividades recreativas y deportivas en locales cerrados.