Samuel Esteban Morales Vásquez nació en el municipio de La Dorada en el departamento de Caldas, en una familia con diferentes talentos y gusto por la música vallenata. Aprendió de su papá a tocar el acordeón desde muy pequeño y esto se convirtió en un sueño que empezó a marcar su vida.

Con apenas 13 años, Samuel sostiene que el talento lo heredó de su familia, ya que sus padres y sus cinco hermanos tocan diferentes instrumentos como el bajo, la guacharaca y la caña; además de eso todos cantan, es por esto que siempre ha contado con el apoyo de su familia, lo cual es muy importante para él.

En medio de un poco de timidez le dijo a Eje 360: “Me gustaría perfeccionarme en el acordeón porque es muy sentimental y después me gustaría aprender a cantar muy bien”.

Sus compañeros y maestros de la Institución Educativa Dorada (Ined), quienes lo han visto en presentaciones, destacan que es un niño muy talentoso, sencillo, alegre y además apasionado por el acordeón.

Este joven doradense sobresale por su talento en la región y sus ganas de salir adelante, sueña con obtener muchos trofeos y llegar muy lejos siendo una figura recordada e importante en este género musical.
Su objetivo es ser un acordeonero profesional y luchar por este sueño de ser un orgullo para su tierra y su familia.