Niños en brazos o caminando junto a sus padres complica la situación para los migrantes que avanzan por las vías desde la frontera entre Colombia y Venezuela.

Notcias Caracol fue hasta la frontera y habló con algunos de los caminantes, algunos de ellos explicaron porqué la situación es tan compleja ahora:

Érika Castillo, afirma que “un momento en que el niño más pequeño nos dijo: ‘yo no puedo más, por favor, vamos a parar, no me dan las piernas’. El niño más grande se nos deshidrató”.

Según los caminantes, la crisis económica en su país empeoró con la pandemia de la COVID-19, por lo que regresaron a Colombia con la intención de quedarse.

Información: Noticias Caracol