En apenas 5 o 10 años podría acabarse el glaciar del Nevado Santa Isabel según Jorge Luis Ceballos, glaciólogo del IDEAM, lo cual es considerado como una gran pérdida del patrimonio natural del país.

El experto aseguró que esto significa un cambio enorme para las montañas y los diferentes ecosistemas que allí coexisten. Hace solo 50 años este glaciar, que marca la frontera entre los departamentos de Caldas, Tolima y Risaralda; era una gran masa con más de 80 metros de espesor.

Hoy en día, este glaciar no alcanza los 5.000 metros de altura, su espesor es de 10 metros y tiene 7 fragmentos de hielo. Estos son unos niveles considerados muy bajos y hacen que esta reserva natural, sufra con mayor intensidad los efectos del cambio climático.