La junta directiva de Empresas Públicas de Medellín (EPM) asegura que no fue consultada sobre la decisión de demandar por 9.9 billones de pesos. Al aprecer esta fue tomada solo por el gerente de la empresa y el alcalde de Medellín, Daniel Quintero.

Por eso, se reunieron ayer para evaluar la situación y decidieron apartarse de las postura del mandatario. Ayer en horas de la noche presentaron la renuncia en grupo al cargo que ocupaban en el empresa pública más importante de la región.

Como respuesta, el alcalde de la ciudad publicó un tweet en el que aceptó la renuncia después de haber llamado a cada uno de los miembros de la junta directiva de EPM.