El carguero MV Wakashio encalló a finales de julio en Pon’t d’Esny, Isla Mauricio, un país isla en el Océano Índico.

Desde el 7 de agosto empezó a extenderse la mancha de petróleo que llevaba, y a hoy ha soltado casi un tercio del combustible. Dicha mancha ya se extiende por quince kilómetros y los lugareños hacen todo lo posible por contenerla, incluso se han valido de cabello humano para tal fin.

Además, el barco está a punto de partirse en dos y liberar el material. Se sabe que es japonés y se dirigía de China a Brasil.