Cada año el planeta Tierra se acerca tanto a los rastros del cometa Swift – Tuttle que algunos de ellos alcanzan a entrar en la atmósfera.

Este fenómeno se conoce como la lluvia de las Perseidas y tendrá mayor visibilidad este miércoles 12 de agosto en la madrugada.

Lo que llamamos estrellas fugaces en realidad son meteoros. En algunas regiones le llaman Lágrimas de San Lorenzo, por el caso de un diácono romano que murió quemado vivo hace casi 200 años.