En Cali hay al menos 5.000 moteles que no han podido operar durante la pandemia y afirman que la situación ya es insostenible.

Por eso,  le piden al Gobierno Nacional que los deje abrir sus puertas. Humberto Villegas, dueño de dos reconocidos moteles de la ciudad, precisó que ese gremio ya se ha reunido en varias oportunidades para establecer protocolos que les permitan volver a operar.

“Tendremos cámaras desinfectantes, pistolas de tamizajes, vamos a lavar las sábanas con hipoclorito, los empleados tendrán guantes”, añadió el empresario.