COVID-19 es el nombre de la enfermedad que produce el virus SARS COV-2. Los virus están en constante mutación y no están vivos, son solo material genético (ADN/ARN).

Eso significa que existen cepas de SARS COV-2 más agresivas que otras o más suaves, depende de muchos factores. De cualquier forma, si uno se contagia de una cepa más suave y se cura, ya queda inmune ante cualquier otra cepa del mismo virus.

Sin embargo, también puede ocurrir que dos cepas distintas se le contagien a alguien al mismo tiempo. Aunque no es muy común, en Escocia se presentó el primer paciente con dos cepas de SARS COV-2 (COVID-19) una mucho más agresiva que la otra.

Esta situación podría indicar que el factor de letalidad del virus no depende solo de la edad, el género biológico o enfermedades preexistentes, sino de la agresividad de la cepa. Algunos especulan que eso puede ser lo que ayude a que pacientes de avanzada edad se curen del COVID-19 y otros como la joven de 21 años en Inglaterra sin enfermedades fallezcan.