El 31 de octubre del año pasado Juan José Fajardo llegó a Carrataplán con su pareja del mismo sexo. Allí se celebraba el cumpleaños de uno de sus amigos. Pasados 40 minutos en el establecimiento un trabajador del lugar se les acercó para pedirles que no se dieran besos. Sin embargo, él alega que otras parejas que eran heterosexuales también lo hacían y no les pedían lo mismo. Por ello pedieron una acción de tutela el 28 de enero de este año, por discriminación.

El fallo resultó a favor de Fajardo y su pareja y pide que, “después de notificadas todas las partes se ofrezcan disculpas públicas, en 48 horas. Disponer un espacio apropiado y visible en el lugar para hacer público el fallo, como garantía de no repetición; y adelantar un proceso de socialización con sus empleados”. Además, ordenaron que esa conducta no se vuelva a repetir en un futuro y solicitaron a la Cámara y Comercio de Manizales dar un curso en derechos humanos a los comerciantes de toda la ciudad.

“Recibo la noticia con mucha emoción y orgullo, ya que estamos felices de haber ejercido nuestro derecho”, manifestó Juan José Fajardo tras conocer la noticia.