El pasado 5 de abril en hechos similares alcanzaron a escapar 1.800 reclusos. Esta vez, gracias al ingreso de sujetos fuertemente armados se pudo perpetrar la fuga de 240 presos del Centro Penitenciario de Kabba en el estado de Kogi, Centro de Nigeria.

El portavoz del servicio penitenciario de Nigeria, Francis Enobore, indicó que la cárcel fue víctima de un ataque por hombres aún no identificados que tuvo como consecuencia la liberación por la fuerza de estos reclusos, en las últimas horas del domingo.

El ataque se presentó cuando alrededor de las 10:45 p.m., numerosos hombres atacaron a los guardias armados en un tiroteo, momento en el que había 294 presos y 224 individuos detenidos a la espera de ser juzgados. Afortunadamente, no se confirmó ninguna víctima mortal por el suceso.

Este no sería el primer caso parecido, debido a que a principios de este mismo año hombres armados atacaron el cuartel general de la policía de la ciudad de Owerri (Este) y fueron liberados más de 1.8000 detenidos.

En los últimos meses la inseguridad va en aumento en Nigeria, especialmente a la mitad norte del territorio. Esta es la nación más poblada de África. Los problemas de violencia son de naturaleza variada y abarcan desde la lucha contra el yihadismo, hasta los incidentes de violencia intercomunitaria. Adicionalmente, en el centro – norte y noroeste del país, se presentan olas de secuestros masivos enfocadas especialmente en raptos en centros educativos por parte de hombres armados que buscan rescates lucrativos.