La parroquia San Juan Bautista de Neira es la primera en Colombia en abrir las puertas y reencontrarse con sus feligreses para la eucaristía de cada día.

El sacerdote del municipio, Julián Garcés, explicó que esta región tiene un alto sentido espiritual. Tanto que muchos de los religiosos que llegan a la iglesia católica del país, son oriundos de poblaciones como Neira, Aranzazu y Salamina.

“Este es un pueblo muy católico y fueron decenas de feligreses que se me acercaron y me preguntaron: Padre, usted nos va a dejar sin misa cuánto tiempo. A nosotros nos hace mucha falta estar frente al altar, porque rezar en la casa no es lo mismo”, aseguró el sacerdote.

El padre Julián afirmó que los sacerdotes, también sentían la ausencia de sus feligreses. Por esa razón buscaron una alternativa. Dijo que es opción porque lo que quieren es hacer una prueba piloto, que si se cumplen todos los protocolos, “continuamos o de lo contrario se vuelve a cerrar el templo”.

Los fieles deben permanecer guardando la distancia y evidentemente la iglesia no puede ocupar todo su aforo. Sin embargo, para los fieles y los sacerdotes esto es mejor que tener la iglesia vacía.

Información de: RCN Radio