Año a año se celebra en la tradición católica el “miércoles de ceniza” que marca el inicio de la cuaresma, pero ¿qué significa esta última expresión? El miércoles de ceniza se celebra exactamente cuarenta días antes de iniciar la Semana Santa.

Estos cuarenta días se busca que sean de recogimiento y de meditación, pues representan los cuarenta días que Jesús vivió en el desierto según el Evangelio de San Marcos 1: 12-23. Durante ese período, Jesús fue tentado por el diablo hasta en tres ocasiones, sin embargo él resistió las tentaciones.

Es por esta razón que existe la “cuaresma” como símbolo de lo que vivió Jesús antes de la semana en la que murió a manos de los romanos. El papa Francisco I comentó al respecto: “el camino a través del desierto cuaresmal es un tiempo propicio en nuestra vida para apagar la televisión y abrir la Biblia; para desconectarnos del celular y conectarnos al Evangelio; para renunciar a tantas palabras y críticas inútiles; para estar más tiempo con el Señor y dejar que transforme nuestro corazón”